Seleccionar página

Cuando comenzamos una relación las cuestiones de finanzas no son de mucha importancia hasta que nos mudamos juntos. Al iniciar una relación más seria podemos darnos cuenta que tan parecidos como en cuestiones financieras. Si su pareja y usted son polos opuestos, pongan manos a la obra desde el inicio.

Su pareja y las cuestiones financieras

Tener ideas muy contrarias en cuestiones financieras no es malo, siempre y cuando aprendan a tener un equilibrio. El problema es cuando esto no se trabaja con su pareja y entonces constantemente se encuentran en peleas o desacuerdos que dañan su relación.

En seguida un par de cuestiones que de hacerlas con su pareja le podrán brindar tranquilidad y sobre todo ayudarán a sus finanzas.

Es el momento de mejorar comunicación

La comunicación es un hecho básico para que una pareja funcione y crezca, sin embargo la comunicación no es igual con las finanzas. Deben hablar sobre los hábitos financieros que cada uno tiene y que tienen que ver con la educación que recibieron en casa.

Muchos hábitos, buenos o malos respecto a las finanzas tienen que ver con los ejemplos que recibimos en casa. Hay cosas que realizamos en automático porque las vivimos constantemente en casa, puede ser desde el ahorro hasta meternos constantemente en deudas.
Hablen sobre todos estos hábitos y de dónde vienen o la razón por la que los hacen. Una vez que comprendan la razón podrán hacer cambios para su bien.

El presupuesto es de dos

El presupuesto es una herramienta que nos ayuda a mantener las finanzas en orden. Pero con una pareja estable el presupuesto debe ser creado entre los dos. Deben ambos tener el conocimiento sobre en qué cosas se encuentran gastando más dinero.

Por otro lado también es recomendable tener un presupuesto individual, así cada uno puede ver sus fallas de manera clara. Esto les ayudará a crear estrategias para cambiar aquello en lo que están fallando, esto siempre con la ayuda de su pareja.

El ahorro

Al igual que en el presupuesto, debe haber uno en conjunto para llegar a esas metas deseadas. Deben definir si dar una cantidad determinada o será algo equivalente a su sueldo. Pero a su vez cada uno debe tener una cuenta de ahorro por separado.

Ambos deben tener límites

No se trata solo de culpar al que no ahorra o al que gasta más dinero, ambos deben estar en equilibrio. La persona que gasta menos debe tener más disponibilidad, etc. Ambos deben trabajar en fallas en conjunto y ponerles límites y pequeñas metas.

Una cita de finanzas

Las finanzas o el dinero en general es un tema que es difícil de hablar aún en las familias, pro como pareja es algo obligatorio. Ya que la vida cotidiana es constante ajetreo y cosas que hacer entre el hogar y el trabajo, lo ideal es hacer una cita.
Nos referimos a elegir un día de la semana para hablar de cómo va la situación de sus finanzas, los cambios que han hecho o los resultados.

Si te toman un tiempo para hablar con calma del tema, cambiar cosas etc. Tendrán muchos mejores resultados. Recuerde que todo esto conlleva inversión del tiempo que será bonificada con mejores finanzas y una relación más sana con su pareja.

Ayuda profesional no está de más

Cuando sea necesario pidan ayuda extra a personas preparadas y profesionales, no familiares o amigos. Los profesionales además de estar debidamente preparados pueden emitir una opinión objetiva de la situación. Los amigos o familia pueden inclinarse de un lado y empeorar las cosas.

Comentarios

comentarios