Seleccionar página

A veces cualquier puente o pequeñas escapadas que podamos darnos de la rutina diaria es más que bienvenida. Lo importante es que aprenda a planear con tiempo si es que saldrá de la ciudad a un destino cercano. Por ejemplo considerar la gasolina, casetas, etc. Si se trata de salir del país entonces deberá considerar ya sean boletos de avión o hasta de autobús.

Pero lo que muy pocas personas consideran, aunque sea una salida corta, es un seguro de viaje. El principal propósito por el que se sale de vacaciones es para dejar las preocupaciones en casa y salir de la rutina, básicamente a divertirse y relajarse. Especialmente cuando sale del país es que pueden surgir inconvenientes difíciles de manejar, ya sea porque no son las mismas leyes, misma moneda o mismo idioma.

¿Para qué sirve el seguro de viaje?

No estamos diciendo que tendrá un accidente y mucho menos lo estamos deseando, pero cosas tan sencillas como pérdida de equipaje o retraso en el vuelo, pueden echar a perder sus vacaciones. En caso de que coma algo que le caiga mal, incluso puede recibir atención médica inmediata. Todo esto se puede prevenir con un seguro de viaje.

¿Qué cubre el seguro de viaje?

Por supuesto una póliza de seguro de viaje puede ser tan específica como lo desee. Por ejemplo si su destino vacacional no incluye playa, es probable que no cubra cosas relacionadas con dicho destino. También tenga en cuenta que el costo varía según lo que agregue a la póliza. Entre las principales situaciones que le protege son las siguientes.

– Hospitalización, asegúrese que la póliza lo incluya ya que es un básico, y por supuesto que también cubra honorarios médicos y otros gastos de hospitalización.
– Cobertura médica en caso de accidente.
– Servicios y atención odontológica de urgencia.
– Servicio farmaceutico: cubre gastos de medicinas y recetas médicas.
– Asistencia psicológica.
– Servicios y asistencia legal: en caso de tener problemas legales o necesitar servicios urgentes con la embajada.
– Desastres naturales y problemas políticos, debe investigar la posibilidad de que suceda en el lugar que visita y el seguro cubre, tanto asistencia legal, como un vuelo de regreso.
– Pérdida, robo o daño de equipaje, el seguro cubre un porcentaje o el total del valor del equipaje siempre y cuando sea comprobable.
– Compensación de vuelo: puede ser en caso de demora o de cancelación del vuelo.
– Repatriación: en caso de defunción pueden enviar de regreso al país de origen.

¿Por qué vale la pena?

Por supuesto lo último que pasará por su mente es que deba necesitar ayuda o alguno de los servicios mencionados. Tal vez depende mucho de qué tan lejos de casa esté, si es un país extranjero y qué tan accesible es. Pero recuerde que cualquier inconveniente que pueda llegar a suceder, la responsabilidad y gastos completos corren por su parte. Puede ser muy difícil es saber qué hacer en cualquiera de las situaciones y más en un país extranjero.

Si el sistema de salud privada es caro en el país, ahora imagine en el extranjero en otra moneda. Sea cuidadoso al contratar un seguro y opte por las pólizas que tienen una cobertura amplia o ahorre un poco con una personalizada.

Comentarios

comentarios